DESPERTANDO SENSACIONES

En el CDIAT contamos desde hace algún tiempo con varias salas de estimulación basal o multisensorial, un espacio de trabajo que permite al terapeuta trabajar la estimulación de los sentidos a través de la acción y la experimentación. Se trata de un espacio que cuenta con estímulos controlados que favorecen la percepción de sensaciones y ayudan a adquirir el aprendizaje por medio del descubrimiento.

La columna de burbujas es ahora mismo el material estrella de nuestra sala basal, la que más atrae a los pequeños. Sin embargo, esta columna convive con otro tipo de materiales totalmente caseros y mucho más económicos elaborados por los profesionales del centro, que realizan un trabajo meticuloso de estudio y análisis de preferencias y necesidades de cada niño para adaptar los materiales a cada uno de ellos buscando siempre las herramientas que contribuyan a mejorar las intervenciones con los más pequeños, especialmente con aquellos que presentan grandes afectaciones neurológicas y que difieren mucho en sus necesidades de las que presentan otros niños con menos afectación.

La sala de estimulación basal o multisensorial se utiliza para 2 tipos de niños básicamente:

  1. Niños con niveles de desarrollo madurativo no superior a los 8 meses al margen de su edad cronológica. Estos niños presentan alteraciones neurológicas, que les llevan a desarrollar una pluridisfuncionalidad además de otros síntomas como déficit sensorial importante, alteraciones en el desarrollo motor, ausencia de lenguaje articulado, importantes dificultades en el desplazamiento o por ejemplo no presentan un uso funcional de las manos, es decir, no pueden utilizarlas para jugar o comer.

 

  1. Niños pluridisfuncionales: Aunque no presentan una alteración neurológica clara, su edad madurativa se encuentra entre los 8 y los 24 meses. Son niños que se pueden beneficiar de esta sala ya que tienen capacidad para llegar a desarrollar la marcha autónoma y tienen muchas posibilidades para acceder a otro tipo de estimulación acorde a su edad madurativa.
Publicado en Uncategorized.